Síguenos

Instituto Secular Servi Trinitatis | Exhortación apostólica EVANGELII GAUDIUM del Santo Padre Francisco
1893
post-template-default,single,single-post,postid-1893,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Exhortación apostólica EVANGELII GAUDIUM del Santo Padre Francisco

Exhortación apostólica EVANGELII GAUDIUM del Santo Padre Francisco

EL PAPA FRANCISCO RECIBE AL CUERPO DIPLOMÁTICO“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús”. Estas son las palabras con las que el papa Francisco comienza su primera Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” (La alegría del Evangelio).

Al comienzo de la exhortación, el santo padre hace un llamamiento a todos los bautizados para que, con fervor y dinamismo nuevos, lleven a otros el amor de Jesús en un “estado permanente de misión”. Y para realizar esta tarea, Francisco invita a “recuperar la frescura original del Evangelio”, encontrando “nuevos caminos” y “métodos creativos”. Del mismo modo habla de “una conversión del papado” para que sea “más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle” y “a las necesidades actuales de la evangelización”. Sobre las Conferencias Episcopales señala su deseo de que puedan dar una contribución a fin que “el efecto colegial” tenga una aplicación “concreta” que aún “no se realizó plenamente”.

Deteniéndose sobre los retos del mundo contemporáneo, el papa critica el sistema económico actual al que denomina como “injusto en su raíz”. “Esa economía mata” porque predomina “la ley del más fuerte”, dice. La cultura actual del “descarte” hace que “los excluidos no son ‘explotados’ sino desechos, ‘sobrantes’”. Del mismo modo denuncia los “ataques a la libertad religiosa” y las nuevas situaciones de persecución a los cristianos.

El papa enumera las “tentaciones de los agentes pastorales”: individualismo, crisis de identidad, caída del fervor. Exhorta a “ser signos de esperanza” poniendo en marcha la “revolución de la ternura” y a vencer la “mundanidad espiritual”.  El papa dedica unas líneas para hablar de los que “se sienten superiores a otros” por ser “inquebrantablemente fieles a cierto estilo católico propio del pasado” y, “en lugar de evangelizar” lo que hacen es “clasificar a los demás”. Y también recuerda a quienes tienen un “cuidado ostentoso de la liturgia, de la doctrina y del prestigio de la Iglesia, pero sin preocuparles que el Evangelio tenga una real inserción” en las necesidades de la gente.

A las comunidades eclesiales les advierte del peligro de caer en envidias o en celos “dentro del Pueblo de Dios y en las distintas comunidades”. Subraya la necesidad de hacer crecer la responsabilidad de los laicos, mantenidos “al margen de las decisiones” a raíz de “un excesivo clericalismo”. También habla del rol de la mujer, afirmando que “todavía es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia”. Recuerda además a los jóvenes que deben tener “un protagonismo mayor”. Y sobre la escasez de vocaciones en algunos lugares, el santo padre alerta que “no se pueden llenar los seminarios con cualquier tipo de motivaciones”.

La evangelización también implica un camino de diálogo que abre a la Iglesia para colaborar con todas las realidades políticas, sociales, religiosas y culturales, recuerda el pontífice. Señala el ecumenismo como “un camino ineludible de la evangelización” y la importancia del enriquecimiento recíproco. Asimismo, el diálogo interreligioso “es una condición necesaria para la paz en el mundo”.Y frente a episodios de violencia invita a “evitar odiosas generalizaciones, porque el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia”. Por otro lado subraya que “el debido respeto a las minorías de agnósticos o no creyentes, no debe imponerse de un modo arbitrario que silencie las convicciones de las mayorías creyentes, o ignore la riqueza de las tradiciones religiosas”.

Para concluir el santo padre habla de los “evangelizadores con Espíritu”. Ellos son quienes se “abren sin temor a la acción del Espíritu Santo” que “infunde la fuerza para anunciar la novedad del Evangelio con audacia (parresía), en voz alta y en todo tiempo y lugar, incluso contracorriente”. Son evangelizadores que oran y trabajan, conscientes de que la misión es una pasión por Jesús y por su pueblo. Y recuerda a los fieles: “Si logro ayudar a una sola persona a vivir mejor, eso ya justifica la entrega de mi vida”. Finaliza con una oración especial a María “Madre del Evangelio”, “porque cada vez que miramos a María volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño”.