Síguenos

Instituto Secular Servi Trinitatis |
2268
home,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-2268,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Coesencialidad de secularidad y consagración

El miembro de un instituto secular es plenamente laico y plenamente consagrado, uniendo en sí dos realidades que hasta entonces eran incompatibles. Está plenamente consagrado a Dios como el religioso y es plenamente laico o seglar como todos los demás cristianos que no son clérigos ni religiosos.

Un regalo de Dios para nuestros días

Tal y como han enseñado los Papas desde Pío XII hasta Francisco, los institutos seculares han sido un regalo, una obra del Espíritu Santo, que constantemente renueva su Iglesia, para responder a las urgentes necesidades del momento actual de la historia de la Iglesia.

En el mundo sin ser del mundo

Los múltiples campos de actividad humana que rigen el mundo y que, en muchos casos, determinan para toda la humanidad modelos de comportamiento, son sostenidos y guiados por los laicos. Si en cada uno de esos campos de actividad se hacen presentes personas consagradas a Dios entonces ciertamente el mundo será renovado y trasformado por el poder redentor de Cristo.

 

“Si permanecen fieles a su misión, los institutos seculares serán en estos tiempos tan difíciles,
el laboratorio experimental en el cual la Iglesia verifica cuáles
han de ser sus relaciones con el mundo.” 

Beato Pablo VI (5/8/1976)